lunes, 2 de julio de 2007

Salvando tortugas.

Hola gentuza.

Este finde fue uno de los más moviditos que he tenido en algún tiempo. Todo empezó en una fiesta en la "Taberna de George", que viene a ser la casa de un chico de mi clase, que me está a unos 200 metros de la mía. Bueno, pues en esa fiesta, donde se pude disfurtar de una especacular tortilla española y de algún que otro refrigerio es donde me surgió un hermoso plan de fin de semana. Allí me encontré con un chica de México DF que ha venido a "trabajar" aquí con una profesora. Su nombre es Paola, y lleva aquí sólo una semana (la conozco casi desde qeu llegó). El caso es que el sábado Paola tenía que ir a un tortugario, y yo le comenté que nunca había ido al tortugario, por lo que fui invitado por ella.
A la mañana siguiente fuimos al trtugario, y tras un paseo en lancha por un estero (=laguna) donde observamos aves, víbora y tejón, me dispuse a ayudar a un empleado a limpiar a las tortugas que tienen. La verdad es que el sitio está chulo porque tiene una piscina, y alrededor o cerca de ella recintos con torugas, cocodrilos e iguanas. Tras las limpieza de 7 tortugas, una rica comida y un baño en la piscina (de agua salada) nos fuimos al cine con la jefa del tortugario y una empleada.
A la ¿madrugada?, no, mejor dicho a las 4:30 de la mañana un servidor estaba en pie, preparada para ir en busca de nidos de tortuga para sacar los huevos y llevarlos al tortugario. Esto se realiza porque por el lugar hay mucha gente que roba los huevos para su consumo o venta. Pues aún con legañas en los ojos y mucho sueño, comenzó la busqueda subidos (yo y el empleado del lugar al que lo tocaba "patrullar") en un quad o cuatrimoto o como quieran llamarlo. A pesar de las pocas horas de sueño que albergaba mi esbelto cuerpo, aguanté como un machote, e incluso llegué a conducir la moto un buen rato. La noche fue fructífera, vimos a una tortuga buscando un lugar ideal para anidar, pero no lo encontró y la ayudamos a regresar al mar. También nos toco ver 2 nidos saqueados, y otros 2 con huevos, unos 80 en uno y 50 en otro, los cuales fueron recogidos para su posterior incubación. Ya con el amanecer el sueño pudo conmigo, y tuve que ir a dormir un par de horas para luego hacer un poco de turismo con Paola por el tortugario y regresar a Manzanillo, donde tuve que lavar mi ropa, limpiar la casa, comprar, dormir y poco más.

Sí, ahora se la ve sucia, pero la dejé reluciente.

2 comentarios:

MAMA dijo...

OLE MI CHICO! IGUAL DE APAÑAO QUE SU LINDA MAMA.
BESOS Y ABRAZOS. TE QIERO MUCHO.

Moi dijo...

Heeeeyyyyy... esa camiseta naranja me suena mucho mucho, así, llevando a los castores por tierras mexicanas, muy bien!!.
Jo, qué envidia me da leer tu blog, quién pudiera .... pero bueno, me conformo con lo que cuentas, es lo que hay, snif snif.... ;-)