jueves, 6 de diciembre de 2007

Soy hombre de provecho.

Hoy he comenzado a trabajar para los Reyes Magos, soy el encargado de suministrar bicicletas a estos 3 monarcas de escasas jornadas laborales (sólo una al año). Realmente por ahora el trabajo parece tranquilo y relajado, y más cuando me dejan a mí solo. Hoy, para celebrar mi suerte, he llegado a casa 10 minutos antes de terminar mi jornada laboral, porque los españoles somos así de rápidos para ir del trabajo a casa.

Pues nada, por ahora eso es todo y espero que ninguno de mis jefes lea esto, aunque tampoco me importa mucho porque mi contrato caduca el 9 de enero, por lo que me lo tomaré todo con calma (como siempre). Por cierto, en mis innumerables ratos de descanso me dedicaré a hacer las compras navideñas.

PD: para aquellos que quieran verme "trabajar", estoy en el Carrefour de San Fernando, en la sección de bicis y pesas.


lunes, 3 de diciembre de 2007

Estoy de vuelta.

Ante la petición popular (o para ser más exactos, de Graciela) voy a retomar mis escritos por el blog. Además, mañana recupero mi cámara fotográfica, con lo que también podréis disfrutar de imágenes de lo sucedido.
Pues estos meses por Madrid han sido un poco monótonos, yendo y viniendo a rehabilitación y a la piscina, y pasando muchas horas en casa sin hacer nada productivo. Mañana finalizo mi rehabilitación y comenzaré a buscar algún trabajo (aunque no tenga nada que ver con la biología) para ir acumulando euros y tenerme entretenido.
También os comento que con la visita de unos tíos míos aproveché para darme mis primeros paseos por la capital de España y para visitar el Parque Zoológico. Días depués estuve en el pueblo de mi padre para celebrar las bodas de oro de mis abuelos, momento en el que ví a primos y primas míos que llevaba bastantes años sin ver, y a algunos ni les había visto.

Pues por ahora para empezar con esto basta, también os iré hablando de mis aventuras al mando de un grupo de 12 niños de 6 y 7 años de edad.

Saludos a todos y hasta dentro de poco.

PD: ya ando correctamente, pero el deporte va a tener que esperar.

domingo, 7 de octubre de 2007

Ya queda poco para andar.

No tengo mucho que contar, sólo que mi peroné ya se ha soldado perfectamente, aunque sufre un poco de descalcificación. Para recuperarme de dicha descalcificación tengo que esnifarme un medicamento y tomarme unas pastillas de calcio. También tengo el problema de que mis músculos están hechos un flan, pero el rehbilitador dice que en poco tiempo me tendré que deshacer de las muletas. Pues nada más, en 2 o 3 semanas ya empezaré a andar y poco después tendré que buscarme algún trabajo y/o distracción para empezar a ver el sol.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Prosigo.

Bueno, como no tengo muchas ganas de discutir con los corales, escribiré algo por aquí, para que la gente sepa como me va todo. Ahora mismo tengo mi pierna al descubierto, sin vendas ni escayolas ni nada de eso, pero todavía no puedo apoyarla. El lunes el médico me dará instrucciones tras observar las radiografías que me harán para ver si ya está todo en su sitio, por lo que espero comenzar la semana que viene a rehabilitarme.
Por otro lado, tengo ya varias entrevistas de trabajo pendientes en diversos sitios, pero creo que en ningún caso tiene algo que ver con la biología. Por ahora me conformo con tener algún trabajillo que me entretenga y me mantenga activo, porque estoy cansado de estar tirado en casa sin hacer nada.
Y creo que eso es todo, intentaré seguir avanzando con la discusión de los resultados de mi experimento, aunque llevo algunos días un poco estancado, pero creo que eso va a cambiar... MAÑANA. Contra antes lo haga antes tengo tiempo y mente libre para dedicarlo a mis cosillas. Mis cosillas viene a ser hacer cursillos relacionados con la biología, aprender inglés y autoinstruirme en el manejo de programas informáticos de interés en el mundo de la biología, así como desarrollarme artísticamente en el mundo de la fotografía y la pintura.

Pues eso es todo, ya os iré contando.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Adaptación.

Bueno, pues tras dormir innumerables horas, y en cualquier momento del día, creo que mi organismo se ha adaptado a mi nuevo fotoperiodo. Por aquí las cosas siguen casi igual que hace 7 meses (cuando me fuí): el cajón de mi mesita de noche seguía roto pero fue arreglado el sábado, la casa sigue llena de cosas inútiles por todos lados (entre esas cosas también están mis hermanos), mi hermano sigue peleándome por el estado del armario que compartimos, mi perro sigue siendo un cabroncete que se aprovecha de mi inocencia...
Las pocas cosas que han cambiado tampoco merecen una mención especial, excepto la existencia de un banco de ejercicios con el que "me desarrollo" mis brazos.
Las primeras cosas que hecho de menos de México son los tacos, poder abrir la puerta de la calle desde el sofá, las eventuales peleas con cucarachas, mi silla de ruedas, a algunas personas (a otras no tanto, ja ja ja), la tranquilidad de la casa, la calle, el fraccionamiento y de Manzanillo, la humedad ambiental (aquí se me reseca mucho la boca) y supongo que muchas cosas más que ahora no recuerdo.
En cuanto a mi estado de salud, la cosa sigue un poco medio mal, tengo que ir el martes a que me saquen el tornillo de la pierna, porque dicen que de la cabeza es conveniente no sacar ninguno más. Lo único malo es que después de esta pequeña intervención quirúrgica me van a escayolar la pierna durante 4 o 5 semanas, por lo que me tocará urgarme el ombligo (por no decir cosas más malsonantes) durante un tiempo más. Estas semanas de reposo serán aprovechadas para terminar la discusión de mis resultados experimentales con corales, para empezar a aprender inglés seriamente (es humillante que en Frankfurt una niña de 12 años fuera mi intérprete momentáneamente, aunque el hecho de no saber ni inglés ni alemán y tener una pierna mal me ahorró unos eurillos en este mismo aeropuerto) y , si me llega la inspiración, dedicarme a la creación artística de hermosos lienzos y dibujos.
Y por si alguien no me cree, os dejo una foto de mi cuadro más grande, por el que dejé de ir a clases para pintarlo a tiempo para un concurso que, obviamente, no gané.
Por cierto, para los no entendidos, los cuadros pierden mucho en foto, es decir, al natural son mucho más bonitos (o más feos, dependiendo del artista y/o del observador).

sábado, 8 de septiembre de 2007

Llegando a Madrid.

IMPRESIONANTE, es la mejor palabra para describir mi recimiento en el aeropuerto de Barajas (Madrid). Ya en la puerta del avión me esperaba mi madre con 2 señores para llevarme en silla de ruedas e ir a por mi equipaje. Cuando ya salí a la zona donde los familiares y amigos esperan a los viajeros... Pancartas, sombreros mexicanos, bigotes mexicanos y mucha gente me esperaba, y mucha más nos miraba atónitos. Ja ja ja, yo me quedé un poco en estado de shock, pero me encantó mucho.
Tras este recibimiento tocó un poco de sangría con botana, al día siguiente comida en abundancia, y al siguiente más aún. Por ahora todo va bien, aunque se extrañan cosas de por allá.

Así quedó mi pierna tras 26 horas de viaje, pero ya ha recuperado casi su forma total.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Ultimatum.

Hoy es mi último día en México (de esta primera estancia). Como todos se imaginan ahora sufor un gran aluvión de recuerdos, emociones y sentimientos, y supongo que esto seguirá así durante alguna semana más. Mis planes de futuro son simples por ahora: recuperarme, andar, hacer un máster en Alcalá y trabajar donde me dejen; y también quiero aprender inglés seriamente. Me esperan un par de meses de trabajo (todavía no he acabado mi escrito) y de salidas por doquier, que llevo mucho tiempo encerrado.
Para los curiosos, no tengo acento mexicano, no estoy moreno (me pueden llamar blanquito) y estoy más delgado. Ja ja, el otro día me dijeron que me veían más delgado, y no pude evitar contestar que es porque hago mucho ejercicio (MENTIRA).

¡¡¡ ESE CUERPO !!!

Bueno, pues iré agotando mis últimas horas por aqui, creo que esta noche dormiré una o dos horas, y así el viaje se me hará más corto si me quedo dormido en el avión.

Por cierto, mi blog seguirá activo por un tiempo más, así que os animo a seguir visitándolo.

lunes, 3 de septiembre de 2007

Voy evolucionando.

¿Alguna vez han oído hablar de la evolución? Bueno, pues básicamente la evolución es el proceso mediante el cual un objeto, persona, planeta, sistema, especie, ecosistema... y/o muchas cosas más varían a lo largo del tiempo tratando de optimizar su funcionamiento o rendimiento. Yo acabo de vivir dicho proceso en mis huesos (por favor, lo de los huesos no va con ningún doble sentido, aunque si lo piensas tiene algo que ver). Como ya deberían saber todos, hace un mes que fui doblemente operado de mi pierrna por que me la lastimé muy feo. Mi forma de caminar desde entonces ha variado; antes de la operación me desplazaba saltando a la pata coja (otra vez surgen los dobles sentidos, o triples para los más cultos), después de la operación usaba unas muletas de metal que hacían mucho ruido y que me estaban pequeñas. Poco después éstas fueron sustituidas por unas muletas de madera de fabricación casera creadas exclusivamente para mí y hechas a mi medida. Bien, para los aforuntados que nuncan han tenido que usar este artilugio, os informo que andar con muletas es muy cansado, y sobre todo cuando tienes problemas de saturación de oxígeno en sangre. Dicho problema consiste básicamente en que parte de tu hemoglobina (aproximadamente el 20% en mi caso) se pone en huelga y decide no captar oxígeno, por lo que ahora la sangre en vez de estar al 99% de oxígeno, que es lo habitual, está al 80%. Esto a su vez significa que para realizar una misma acción (levantarse, dar un paso...) ahora necesitas algo más de una quinta parte más de la sangre que anteriormente usabas, lo cual también se traduce en un mayor consumo de la sangre (mejor dicho de su oxígeno) por lo que necesitas respirar más para intentar saturar tu sangre de oxígeno para seguir con tus funciones. Vamos, el caso es que moverme, caminar en incluso cagar me costaba un huevo, y tenía siempre la respiración un poco acelerada. Bueno, tras este pequeño aclaramiento científico os sigo comentando. Andar con muletas cansa, y además corres el peligro de derrapar o escurrirte, y si caes mal las consecuencias pueden ser desastrosas. Pues para mi sorpresa e incredulidad, y como muestra de lo gilipollas que uno puede llegar a ser, el jueves pasado descubrí algo... ¡¡¡VÍ LA LUZ!!! Lo que parecía ser mi mesita de noche resultó poseer caracteres extraños para una mesita de noche, tenía ruedas y resplado, ¡coño! juraría que es una maldita silla de ruedas de esas en las que te sientas y puedes desplazarte, insisto, DES-PLA-ZAR-TE por toda la casa casi sin esforzarte, e incluso puedes llevar objetos contigo sin hacer ningún tipo de maniobra arriesgada para transportarlos (como ocurre en caso de usar muletas). Pues eso, soy tan gilipollas que a falta de una semana de irme para España, y tras mes y medio con mi movilidad reducida, me doy cuenta que las sillas de ruedas (de esas de oficinas y salas de estudio) pueden serme útiles. ¡ Ahora soy libre! ¡Puedo ir al baño sin cansarme! ¡Puedo llevar mi plato o vaso llenos de contenidos energéticos de un lugar a otros sin derramar nada! ¡Incluso puedo hacer el capullo de un lado a otro con la maldita silla!
Señores, mi mente está así de dañada, tuve la solución frente a mí, pero creo que peor hubiera sido darme cuenta el último día o incluso estando ya por el Viejo Mundo.
Pues por ahora eso es todo, seguiré ahora trabajando en una de mis TRES , sí TRES, publicaciones en las que voy a colaborar y en las que aparecerá mi nombre. Más adelante a lo mejor os comento mi experencia bajo los bisturís mexicanos,
También aprovecho la ocasión para anunciaros que a partir del día 9 de septiembre se abren las puertas del café, bar, tasca, table-dance, wiskería, salón de juegos y botanero COBO, situado en la calle Pablo Ruíz Picasso nº5, 5ºD, Torrejón de Ardoz, Madrid. Se recomienda solicitar cita previa ya que el horario del café, bar, tasca, table-dance, wiskería, salón de juegos y botanero COBO es irregular y depende de mi disposición o indisposición. Espero llenar el aforo algún día.

Muchos besos, abrazos, nalgadas y lo que cada uno desee o quiera para todos y todas.

lunes, 27 de agosto de 2007

Me va quedando menos.

Bueno señoras y señores, mi madre ya está camino de España, por lo que me ha dejado en manos méxicanas. Por ahora tengo al menos 2 asistentas personales entre semana y una el fin de semana, pero la del fin de semana (Erica, para que todos lo sepáis y para que ella sepa que todos lo sabéis) me obliga a hacerle la pelota y a llamarla jefa, y cuando digo algo que no la agrada me pregunta con quién me voy a quedar el finde, por lo que tengo que rectifiacr lo dicho. Yo por si acaso ya he mirado hoteles con servicio de asistenta personal, pero o no tienen servicio, o dicho servicio es por un hora y algo caro (y me ofrecen chicas con muchos idiomas, francés, griego... y yo con español tengo bastante). Bromas aparte, todo va a ir bien, por ahora no se han cansado de aguantarme y yo tampoco doy mucha guerra.
Pues nada más, ahora empezaré a tomar el sol porque estoy blanquito, y antes de que os déis cuenta estaré incordiando por tierras españolas.

miércoles, 22 de agosto de 2007

X-MEN

Señores bípedos, ayer estuve revisando la gran cantidad de radiografías que me han tomado, en total 8 de mi pie derecho de frente y de perfil, una de mi pie izquierdo y otra de mis pectorales. Creo que ya sé por qué puedo ver a través de las paredes, tanta radiación recibida me habrá afectado. Os voy a poner la primera y la última, para que os hagáis una idea del alcance de mi lesión, así que recomiendo a las personas sensibles que pasen de ver las siguientes fotos.


En esta primera foto se puede observar la terrible fractura que sufrí en el peroné (marca amarilla), y si observamos con más detenimiento en la articulación de mi tobillo (en la visión frontal, círculos rojos), se puede apreciar que a ambos lados de la articulación los huesos están desplazados y no encajan (que es lo habitual). Esto se debe a que también aproveché la situación para romperme 2 ligamentos, porque ya puestos no me iba a quedar sólo con una misera fracturita de nada.


Y aqui tenemos de mi nueva y superpoderosa pierna, con aleaciones cuya composición sólo conoce algunos altos directivos de la NASA. Ya cuando regrese a España, espero que viajando en primera aprovechandome de mi delicada situación, me tienen que quitar el tornillo largo que mantiene unidos la tibia y el peroné; y tras esto perderé poco a poco mi condición de unípedo para pasar a ser de nuevo un bipedo más.

Pues nada, espero que hayan aguantado este macrabo artículo con cierta compostura, y para relajaros, os dejo la lámpara de mi habitación.

(le hice una pequeña animación GIF, pero creo que no va a funcionar)

viernes, 17 de agosto de 2007

Cambio de portada.

Pues nada, al menos pude sacar esto de positivo de mi viaje a Chiapas, es de las mejores fotos que tengo, que la disfrutéis (está en la cabecera).

jueves, 16 de agosto de 2007

¿TSUNAMI? ¡Lo que me faltaba!

Bueno, como ahora no tengo mucha inspiración, os comento que ayer hubo un terremoto de 7.7 y 2 minutos de duración en Perú. Por la tele dijeron que hay alerta de Tsunami en la costa del Pacífico, incluyendo todos los países que hay entre Chile y México, ambos inclusive. ¡¡¡Lo que me faltaba!!! Yo creo que es una mentira, no creo que vaya a haber ningún tsunami, pero es una buena idea para rellenar los espacios informativos.
Por aqui va todo bien, ahora me dedico a venir a la facultad a ir avanzando cosas, a pelearme con la pequeña gran cantidad de datos con los que estoy trabajando y de los que tengo que sacar conclusiones, a ver películas en casa o a tirarme en la cama mientras escucho música o ni eso.
Si encuentro un hueco y ganas, empezaré a relatar mis vivencias en el hospital, que no tienen desperdicio, aunque reconozco que la mayor parte del tiempo estuve realmente jodido física y mentalmente.

Por cierto, el lunes me quitan los puntos y la férula, con lo que empiezo a ejercitar la pierna y el tobillo. Luego toca esperar 5 o 6 semanas, me sacan un tornillo y a caminar.

lunes, 13 de agosto de 2007

Diario en la selva.

07-07-07


13:00 Ya estamos instalados en San Cristóbal de Las Casas. Tras pasar 2 noches en autobús y un día en México DF hemos logrado alcanzar nuestro destino. Por ahora Graciela sigue sin odiarme y me soporta, a ver si continúa así. Va a tener el privilegio de compartir cama conmigo. Pues tras habernos duchado (por separado) saldremos a conocer el pueblo y a planear los 7 días de aventuras que nos espera por delante.

17:20 Tras una larga caminata estamos pisteando en la habitación. Nuestros planes para mañana: levantarnos a las 5:30 para tomar un camión a la Laguna de Costa Azul (3.5 horas de trayecto). Tras visitar dicha laguna iremos a Palenque, donde haremos noche para visitar sus famosas ruinas a la mañana siguiente. El martes esperamos estar en la selva con los Lacandones, descendientes de los mayas. Por ahora no hay mucho más que decir. Ni siquiera sabemos si saldremos a la calle más tarde. Graciela me ha amenazado con golpearme si ronco.

08-07-07
San Cristobal de las Casas. 6:00 am

21:00 Llevamos un rato tirados en la habitación tomando unas chelas. Hoy hemos visitado Agua Azul, pero el agua no era azul, era café. Tras esto nos hemos acoplado con unos chilangos en el autobús para llegar a Palenque. Ya tenemos medio planeados los días venideros. Un gilipollas nos ha hecho preguntas absurdas, le dije que era español y, como es gilipollas, me preguntó que si era mexicano y luego confirmó que yo era gringo. GILIPOLLAS.

La Laguna de Costa Azul no fue lo esperado, pues el agua no estaba azul. Algo que se ha hecho habitual por las noches son un buen porro para mi sola y unas cuantas cervezas para ambos, luego José nos deleita con sus eructos. Pinche José. En fin acá con un calor que no es poco y tampoco mucho. Algo ansiosa por el Palenque, lugar que visitaremos mañana. Ojala sea éste todo lo que se espera de él. Graciela

09-07-07

15:00 Son las 3 según nuestro reloj, pero los de las combis que nos llevarán a la selva trabajan con una hora menos (horario de Canarias, si estuviera en España). El calor es casi insoportable. Esta mañana estuvimos en la Zona Arqueológica de Palenque, que viene a ser impresionante e indescriptible, digno de ser visitado. Hoy he perdido más litros de agua sudando que un corredor de Maratón. Paola ha recuperado su ropa interior sexy, ¿me la enseñará?, ¿puesta o quitada?

Zona Arqueológica de Palenque

No mucho que decir ni mucho que platicar, esperar es lo más aburrido que hay más cuando hace calor… El Palenque fue lo que esperaba, muy lindo y asombroso, grande y con muchos lugares por recorrer, de todas maneras repuntó ya que insisto que las lagunas de Costa Azul no fueron ninguna maravilla. Hoy 9 de Julio cumple de Rulo o Alexander. Primero o uno de los pocos que hemos pasado separados. Que nostalgia, ojalá mis pensamientos y buenos deseos le lleguen. ¿y ahora? Hacia la selva. Es más emocionante aún, por ahora aquí nos aguantamos con José. Es una sensación extraña porque sin conocernos mucho nos lo llevamos muy bien y eso de no conocernos no se nota. NOTA: las hormigas me han picado los pies todo el viaje.

XX:XX No sé qué hora es, creo que todavía no son las 7, pero como estamos en medio de la selva he decidido apagar el celular y formar parte de la selva: sin preocupaciones, sin horarios.
Tenemos una bonita cabaña donde pasaremos la noche, para llegar a ella hemos descartado la suculenta oferta de dormir en hamacas por tan sólo 25 pesos.
Mañana nos espera adentrarnos en la selva, si los insectos nos permiten dormir.
Hace mucho calor y los 2 apestamos así que tocará ducharnos (creo que por separado, como siempre).
A la lejanía se oyen truenos, por lo que hay amenaza de lluvias, me gustaría que lloviera un rato, aunque sea un par de horas.




Martes 10-07-07

XX:XX Seguimos viviendo sin hora. Hoy ha sido un día muy duro, en el cual pude sentir muchas emociones diferentes: excitación, alegría, paz, bienestar, estupidez, odio a mí mismo, resignación, crisis psicológicas, sentimientos de autosuperación, frustración, fortuna, suerte… creo que tengo una legión de ángeles a mi espalda, o el Rambo de los ángeles.
El día comenzó con un hermoso paseo por la selva en dirección a unas cascadas, las Cascadas de Las Golondrinas. Fue un lindo paseo de unos 3 km donde pudimos disfrutar de los sonidos e imágenes de la selva.


Una vez en la cascada tocó baño, y ocurrió un pequeño punto de inflexión en mis emociones de paz y tranquilidad.
Por gilipollas, sólo por gilipollas, el que a partir de ahora llamaré “sujeto A” (para no manchar su persona) cometió la estupidez de tirarse desde una pequeña cascada si saber cuán profunda era el área de recepción de su salto. Expresiones como “me cago en la puta”, “¡que gilipollas soy!”, “¡soy subnormal!” vinieron a la mente del sujeto A. Tras evaluar los daños, sufrir varios mareos y cagarse en todo alguna que otra vez tocó enfrentarse a la realidad: por gilipollas me va a tocar sufrir en ele camino de vuelta.
El camino de regreso, con un tobillo lastimado, fue duro. Sobretodo si al pasar un puente se rompe la barandilla y caes al agua (“lo que faltaba, me cago en…” son palabras que vinieron a la mente del sujeto A). Al incorporar(me)se 2 lagrimas brotaron de los ojos del sujeto A, faltaron microsegundos para que se derrumbara psicológicamente, pero se recompuso, aunque ahora iba totalmente mojado, cosa que apenas le importó en ese momento y situación.
Lo peor de todo es que íbamos sin agua ni comida.
Tras superar todos los escollos físicos y mentales logramos llegar a la civilización. Pensábamos encontrar un carro allí, pero no fue así. Tras comenzar a caminar de nuevo (¡otra vez!, ¡uf!) vino al sujeto A su ángel de la guarda. Un coche paró para llevarnos. Esto sí que es suerte, pero lo más impresionante de todo es que el conductor era (y es) médico (IMPOSIBLE TENER MÁS SUERTE). Sus especialidades son la medicina herbolaria y la ¡fisioterapia! (MUCHA SUERTE). El buen hombre accedió a sanar el pie del sujeto A, pero antes tuvo la amabilidad de llevarle a comer y beber agua, porque el pobre estaba sufriendo fuertes mareos. Tras una inyección, 2 pastillas, un masaje y un par de jalones, el pie del sujeto A estaba sanado, pero seguía doliendo y fue vendado. Y tras esto ambos (Graciela y yo) fuimos llevados hasta nuestro alojamiento.
MORALEJA: si vas a la selva, te tuerces el tobillo haciendo el tonto, regresas a duras penas y te encuentras con un médico con 4 carreras en Harvard y con laboratorio propio, así como utensilios para sanar tobillos en su coche, eres UN GILIPOLLAS CON MUCHA SUERTE.

¿Cual es la pierna mala?

La selva, lugar extraño, nunca te sientes tan bien y nunca tan mal, estás bajo un clima agobiante y cansador. Además creo que en este lugar fue más. El pueblo Lacandón es bellísimo pero su sociedad parca y cerrada, no hablaban bien el español o lo hablaban sólo cuando querían. De pequeño tamaño, todos de muy pocas palabras, en algunos momentos era como no estar en México. Conversando con Valentina nos cuenta cómo están conformados, algunos de sus conflictos, etc. Lo más sorprendente es que esta chica era francesa y nos contó más del pueblo de lo que nosotros mismos pudimos conocer, ya que ellos no se dejaban. Los Lacandones son casi 400 personas sino un poco más, los que tienen luz desde hace 5 años y TV desde hace 2; y como en todo lugar, el turismo crea conflictos. Me sorprendió la comunidad. En nuestro camino hacia Bonampak partimos hacia unas cascadas donde en un segundo de inconciencia, algo no racional José se lanzó hacia el vacío. Ja ja ja. Bueno eso fue su peor decisión, creyendo que la poza era onda o de que por lo menos no había nada, el gilipollas (como él suele llamarse) se lanza y … ahí quedó todo.
El retorno de la cascada fue terrible para todos, incluso para el lacandón que nos acompañó. Nos demoramos mucho y el pie de José cada vez peor, luego ya llegando al poblado nos encontramos con un seudoCHAMÁN que entre unos cuantos pinchazos, pastillas, masajes y vendas entre otras ¿recompuso o descompuso más el pie de José?. Al día siguiente partimos al inicio de todo, San Cristóbal. Nuestro destino era Comitán y luego de unas 6 horas de viaje entre algunos transbordos llegamos a las 8 p.m. a San Cristóbal. El pie de José peor pero peor aún, ya parece elefantitos su pierna y está todo amoratado su pie.
En fin, hasta aquí quedó el viaje hacia la selva y hacia el pueblo Lacandón, pero no de Chiapas. Aún queda San Cristóbal y algo más de acá, ciudad que me recuerda mucho a Perú.
Luego de mañana ya camino al centro José partirá a Manzanillo y yo me quedaré cazando moscas en el DF y el estado ¿hasta cuando?¿quién sabe?.
MORALEJA: no confíes en un terreno desconocido, mejor ir despacio tranquilito por las piedras.

NOTA: una de las cosas más graciosas de todo y que sólo pudo disfrutar ya al final, cuando todo había pasado ya y estábamos en la casa, fue que para más remate para José, mientras regresábamos al pueblo desde la cascada había que cruzar varios puentes, y en uno de ellos José el que iba agarrado a la baranda o barandilla del puente con todo su dolor, este se rompe dejando caer a José al agua, quien no sé como cayó muy bien sin lastimarse más su tobillo y quedando completamente mojado. A esas alturas su suerte era mala, ya que no podía reírme a carcajadas ahí mismo pro la situación en la que nos encontrábamos y por la cara de fastidio que José puso. Me aguanté todo el camino un riso y ahorita cada vez que recuerdo ese momento no de reír y sonreírme, ja ja ja.
Cuando cayó al agua pensé que nos quedamos con el pie quebrado de José y cómo salir de aquel lugar bien trágico, pero como ya saben la risa abundó y predominó ante todo lo demás.
Gracias José por alegrarme el día.
Los supervivientes de la misión.


NOTAS DEL AUTOR:
- en cursiva está lo que escribió mi compañera de viajes, Graciela
- ahora pienso que el médico-mediochamán que me atendió es un cabrón
- en breve subiré las fotos de mis radiografías

Pre-operación.

Esto lo escribí hace semanas pero se me pasó colgarlo, seguramente por problemas de movilidad:

Tras llevar casi una semana con un supuesto esguince en el pie derecho, el lunes 16 decidí ir al médico tras la insistencia de mi compañera de casa Gaby. Antes de entrar a la consulta la propia Gaby me dijo en tono jocoso “imagínate que te tengan que operar”… pues así es, tengo una hermosa fractura del peroné y de 2 ligamentos, es decir, el pie hecho una mierda. Sólo con verme el pie el doctor ya me dijo que había fractura, y la radiografía confirmó sus ideas, ¡menuda fractura! Pues nada, me inmovilizaron el pie, me inyectaron esteroides (que funcionan como antiinflamatorio) y me han dado cita para el viernes, día en el que seguramente sea operado. Durante el proceso de inmovilización del pie tuve una agradable charla con los 2 doctores que me atendieron, padre e hijo, de antepasados vascos, y el hijo me comentó sus vivencias en España, donde estuve por un año.
Hoy es jueves, y mañana es el día de la operación. Aunque estuve a punto de no decirles nada a mis padres para que no se preocuparan, al final lo hice, y se preocuparon, sobretodo mi madre, que llega aquí a Manzanillo mañana a la madrugada. Estoy cansado de no poder moverme mucho, menos mal que aquí está lloviendo y eso quitan las ganas de salir a la calle. Ayer me entretuve matando un par de cucarachas, pero cuando Gaby llegó a casa tuvo una durísima batalla contra más de 20 cucarachas a la vez, y tras muchos gritos, escobazos, rociadas de insecticida… venció.

Pues por ahora poco más tengo que contar, sólo que no os preocupéis que por ahora estoy bien, la pierna no me duele, solo sufro molestias de tenerla parada e inmóvil. En cuanto a lo de mi atención, esta semana Gaby me esta cuidando muy bien, el finde estaré con mi madre, Santiago, Noemí y puede que Paola (uf, voy a tener a mi cargo demasiada gente). Por si alguien no lo sabe o su cerebro no da para más, Santiago, Noemí y Paola son amigos de la universidad, y se ha n prestado a ayudarme en lo que puedan.

Cuidaros, y rezar por mi pronta recuperación, que ya tengo ganas hasta de correr.

Besos.

lunes, 6 de agosto de 2007

¡¡¡Sigo en pie!!!

Buenas, por si alguien todavía no lo sabe, tengo una fractura en el peroné y he pasado por 2 operaciones para que me pongan metales y cosas de esas para arreglar el asunto. Hoy he retomado mi rutina de trabajo, tras estar unas 3 semanas sin hacer nada.
Poco a poco os iré poniendo al día de todo, asi que mañana más.
Saludos.

jueves, 5 de julio de 2007

Me voy a Chiapas.

Esta semana comenzó con una fiesta, el lunes, en la cual cierta gente se despedía ya porque le toca regresar a España (no es mi caso), y en la cual mi hermosa panza llegó a ser adorada por alguna(s), aunque tengo intención de bajarla de nuevo (la panza). En la mayoría de las fotos tuve que mantener la respiración para salir medio aceptable.
Aquí 3 exhuberantes españoles posando.

A la mañana siguiente tocó trabajar, desgraciadamente tuve que ir a trabajar a 2 arrecifes, y para más desgracia, en uno de ellos tuve que bajar buceando (que dura es la vida conmigo). Para llegar al puesto de trabajo tuvimos que ir en una lancha, capitaneada por Santiago, y en la cual el encargado del ancla fue el más fuerte de los asistentes.
En el trabajo, con mi jefe.

El almuerzo, recién sacado del mar (y muy rico)

Desgraciadamente yo no fui el encargado de tomar fotos, y como estuve atareado con otras cosas, no pude fotografiar la gran cantidad de colores, peces y otros animales que ví bajo el agua, pero espero ir algún día en calidad de ocio y tiempo libre para hartarme a hacer fotos.

Y como llevo varias semanas muy atareado, hoy me voy a Chiapas, donde me espera la Selva, las ruinas de Palenque y la cascada de no se qué Azul. Pues nada, hasta dentro de 10 días estaré perdido en la región más pobre económicamente y rica en biodiversidad de todo México.
Tocará esperar noticias y fotos...

lunes, 2 de julio de 2007

Salvando tortugas.

Hola gentuza.

Este finde fue uno de los más moviditos que he tenido en algún tiempo. Todo empezó en una fiesta en la "Taberna de George", que viene a ser la casa de un chico de mi clase, que me está a unos 200 metros de la mía. Bueno, pues en esa fiesta, donde se pude disfurtar de una especacular tortilla española y de algún que otro refrigerio es donde me surgió un hermoso plan de fin de semana. Allí me encontré con un chica de México DF que ha venido a "trabajar" aquí con una profesora. Su nombre es Paola, y lleva aquí sólo una semana (la conozco casi desde qeu llegó). El caso es que el sábado Paola tenía que ir a un tortugario, y yo le comenté que nunca había ido al tortugario, por lo que fui invitado por ella.
A la mañana siguiente fuimos al trtugario, y tras un paseo en lancha por un estero (=laguna) donde observamos aves, víbora y tejón, me dispuse a ayudar a un empleado a limpiar a las tortugas que tienen. La verdad es que el sitio está chulo porque tiene una piscina, y alrededor o cerca de ella recintos con torugas, cocodrilos e iguanas. Tras las limpieza de 7 tortugas, una rica comida y un baño en la piscina (de agua salada) nos fuimos al cine con la jefa del tortugario y una empleada.
A la ¿madrugada?, no, mejor dicho a las 4:30 de la mañana un servidor estaba en pie, preparada para ir en busca de nidos de tortuga para sacar los huevos y llevarlos al tortugario. Esto se realiza porque por el lugar hay mucha gente que roba los huevos para su consumo o venta. Pues aún con legañas en los ojos y mucho sueño, comenzó la busqueda subidos (yo y el empleado del lugar al que lo tocaba "patrullar") en un quad o cuatrimoto o como quieran llamarlo. A pesar de las pocas horas de sueño que albergaba mi esbelto cuerpo, aguanté como un machote, e incluso llegué a conducir la moto un buen rato. La noche fue fructífera, vimos a una tortuga buscando un lugar ideal para anidar, pero no lo encontró y la ayudamos a regresar al mar. También nos toco ver 2 nidos saqueados, y otros 2 con huevos, unos 80 en uno y 50 en otro, los cuales fueron recogidos para su posterior incubación. Ya con el amanecer el sueño pudo conmigo, y tuve que ir a dormir un par de horas para luego hacer un poco de turismo con Paola por el tortugario y regresar a Manzanillo, donde tuve que lavar mi ropa, limpiar la casa, comprar, dormir y poco más.

Sí, ahora se la ve sucia, pero la dejé reluciente.

miércoles, 27 de junio de 2007

¡¡¡Sigo vivito y coleando!!!

Buenas a todos y todas, hace mucho que no escribo, podría contar muchas cosas, pero seré breve.


Tuve el placer de acoger a mi amigo Javi, con el que fui al cole desde los 4 años hasta no sé que curso, creo que 5º o 6º, pero con el cual mantuve y mantengo amistad desde entonces, tanto con él como con su familia, y tanto yo como mi propia familia, realmente se nos puede considerar a ambas familias como de la misma familia. El paquete turístico del que disfrutó Javi es poco usual, pero incluía lo siguiente:
  • dormir en un calzones en un colchón en el salón de la casa, por donde mis compañeras pasaban por la mañana para asearse y desayunar ( a alguna le inquietaba su presencia, aunque no esté tan bueno y musculado como yo)
  • visita y baño a la playa de la Audiencia, donde pudo disfrutar de la caza de medusas, de un guachinango frito y un ceviche acompañado de chelas (cervezas)
  • baños reiterados en la playa… que hay cerca de mi casa, donde el hecho de que ondeara bandera roja no impidió que en sus cerca de 6 o 7 kilómetros de costa sólo 2 aguerridos españoles fueran capaces de aguantar las duras embestidas del océano más grande de nuestro planeta
  • noche de baile en la disco mientras emitían una película de ALFREDO LANDA en una pantalla gigante, ambos patriotas la estuvimos admirando con la mano en el corazón (esto compite con la vez que vi humor amarillo en una disco de Madrid)
  • asistencia a una clase en la universidad de Colima, en su campus de Manzanillo
  • estudio y cabezadas en el laboratorio donde trabajo
  • degustación de comida típica mexicana
  • visita de tierras michocanas, con caminata, noche de pasión, lluvia y mucho más incluido
  • viajes en camiones (toda una experiencia)
  • viajes en la cajuela de una camioneta
  • convivencia con mis amigos mexicanos, aunque algunos no le entendían cuando hablaban
  • avistamiento de fauna exótica: colibrí, caballito de mar...
  • y muchas cosas más que ahora mismo no me acuerdo

Agradezco mucho su visita, la cual me valió como unas pequeñas vacaciones dentro de mis vacaciones de 6 meses. Espero que se lo hay pasado en grande. Yo recopilaré recetas para nuestro posible negocio futuro: Restaurante Mexicano (aceptamos inversores).

Ahora viene lo que os quería comentar, mi trabajo-experimento está en pleno proceso de obtención de datos, el cual será seguido por el de redacción del experimento, con antecedentes, discusión, metodología y todo eso. Como veo que no me va a dar tiempo a hacerlo dentro del plazo previsto de mi estancia aquí, me he planteado quedarme un mes más, en el cual intentaría acabar todo en 2 o 3 semanas, y luego a viajar, posiblemente a La Paz, en Baja California Sur, donde creo que puedes bucear con tiburones, rayas y leones marinos. Pues solo era eso, miraré lo que me va a costar cambiar mis billetes, y cuando sepa la fecha de mi regreso os aviso, mientras tanto seguiré echando horas en el laboratorio, en la playa, y en las fiestas nocturnas.
También os comento que la semana que viene iré a Chiapas, al sur de México, donde la selva y sus tribus de descendencia Maya son los máximos atractivos, asi que ya os comentaré.

Pues nada, pasenlo bien, que yo seguro que lo haré.

Se me olvidaba, este sábado iré a bucear a un barco hundido, y el lunes a un arrecife de coral.

viernes, 1 de junio de 2007

Temblor.

Ayer Colima tembló ante mi cumpleaños. No os asustéis, fue a las 5 de la mañana, de una intesidad de 5.1. Cuando empezó a agitarse mi cama, lo primero que pensé fue, ¡puto Santiago!. Santiago es una amigo de acá, que en alguna que otra ocasión me ha dicho que como tiemble no sé como voy a salir de casa, porque necesito abrir 3 cerraduras para salir. Yo entonces pensé: tengo dos opciones, levantarme o esperar, elegí la segunda. Esperar abría otras 2 opciones, esperar a que pase el temblor o esperar hasta que alguna de las 2 chicas que dormían en la habitación de al lado se levantaran asustadas y me avisaran para salir de la casa. Lo malo es que ninguna de las 2 lo notó, dormían como un tronco, aunque Gaby soñó con un temblor. Menos mal que no pasó a mayores, y fue otra anécdota más.
Para los cotillas, tengo nueva inquilina en casa, es una amiga de Gaby, llamada Erica, que se quedará un par de semanas con nosotros.
Para los aún más cotillas, mañana llega otro nuevo inquilino, procedente de España. Cómo sé que os preguntaréis por su identidcad, se trata de Javi, o Javi Adán (siendo Adán su apellido). Como dijo él en una ocasión, ibamos juntos a las escuela desde los 4 años, pero no nos hablábamos hasta que tuvimos 7 u 8 años. Por lo tanto, es un amigo del colegio, casi de la familia, muchos creen o han creido en algún momento que somos primos. A ver qué le parece México. Por si lee esto, el sábado nos esperan unos "balazos".

Carrizales.

Ando muy ocupado, asi que seré breve, os dejo las fotos que hice el 1 de Mayo, día del Trabajo, tras pasar la noche sin luz, y con las espectativas de limpiar un congelador y nevera que apestaban y de estudiar con una linterna para el examen del día siguiente (saqué un 9.8).


No hice muchas más fotos por 2 razones, me faltó peso y tendía a flotar, y las pilas de la cámara se declararon en huelga.

Añado pies de foto para mayor comprensión de las imágenes.

Esponja de mar.

Estrella de mar rodeada por coral.

Coral, de la especie Pocillopora capitata, con la cual estoy trabajando.

Pez cerca del coral. Este tipo de pez es muy territorial, te ataca si te acercas por sus tierras.
Peces, muchos peces.

miércoles, 30 de mayo de 2007

Hay que limpiar de vez en cuando.

Como ando escaso de tiempo e inspiración, os mando la siguiente recomendación (y sin haberlo planeado, me salió un pareado): LIMPIAR DEBAJO DEL FRIGORÍFICO (O REFRIGERADOR). Esto es lo que ocurre cuando llevas al menos 3 meses sin hacerlo (más los que llevara Gaby sin limpiarlo en mi ausencia):PD: soy un pesado, pero puede que este finde empiece por fin mi experimento, lo que hará que esté muy atareado.
PDD: este sábado llega un amigo de España, lo cual me hará estar más atareado, y servirá de excusa para tomarme unas pequeñas vacaciones.

viernes, 25 de mayo de 2007

Visita de mis progenitores (VI). Cuernos Chuecos en La Petatera.

Eran las fiestas de Manzanillo (que duran sólo 20 días), y en el recinto ferial se encontraba ubicada la plaza de toros de “La Petatera”, tan famosa que llegó a ser la protagonista de un documental de Discovery Chanel. Y alguno se puede preguntar el porqué de su fama, pues simplemente porque es una plaza portátil realizada con madera y en la cual no se emplea ni un solo clavo para montarla. Todas las uniones están realizadas con amarres y nudos, y a pesar de su aparente precariedad, soporta hasta el pataleo conjunto de todos los asistentes a la plaza. Esto del pataleo es un acto muy usual en cada espectáculo, con el cual se pretende demostrar la consistencia de la plaza.
Pues para disfrutar al 100% de tal maravilla de la ingeniería, mis padres y yo fuimos a ver unos rodeos en dicha plaza. Se suponía que el show empezaba a las 7, pero se demoró una hora, y la gente empezaba a enojarse, pero al fin comenzó el espectáculo.

Era un concurso de “Rodeos Americanos”, en el que competían mexicanos, estadounidenses, un brasileño (que terminó ganando) y creo que 2 puertorriqueños. Mi madre y yo sospechamos que la chica que estaba sentada delante nuestra era la novia de uno de los participantes, porque cuando dicho participante salía a competir esta chica empezaba a chillar como una posesa, y 100 personas nos quedábamos perplejos mirándola, y ella a lo suyo: siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! Vamoooooooooooooooooooooos!!!!! Uuuhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!
Lástima que su novio no pasó ni de la primera ronda, aunque eso vino bien para mantener la integridad de nuestros tímpanos.
Bueno, pues para amenizar la espera, un hombre que no tenía piernas empezó a bailar en el centro de la plaza, y después fue saludando a los concursantes mientras estos se preparaban; a uno se le apareció por debajo de los huevos, ja ja ja.
Luego vino el rodeo en sí, donde los concursantes, agarrándose con una solaq mano a una cuerda que rodeaba el torso del toro, tenían que aguantar 8 segundos encima de éste para puntuar, y luego los jueces decidían la puntuación. Lo más gracioso de todo erqa verles calentar, hacían los movimientos arrítmicos y contundentes que se hacen encima del toro, pero sin toro, parecían gilipollas, pero era algo importante para no lastimarse.





Bueno, pues tras todo el rodeo y la parafernalia que le seguía, vino una demostración de “Jaripeo”. El Jaripeo es una versión de los rodeos típica de México, y difiere de los rodeos de los iuesei en que, mientras los gringos se agarran con una mano y no usan espuelas, los chicanos no se agarran con las manos sino con 2 espuelas que clavan en el toro. La exhibición, de un joven de no más de 17 años fue IMPRESIONANTE. Imaginaros un cuerpo con los brazos al aire sacudido por la tremenda fuerza del toro, y el chaval lo hizo tan bien que el toro se cansó y dejó de convulsionarse y patalear. La verdad es que nos lo pasamos en grande, y tanto los rodeos como el jaripeo nos dejó una grata sensación.

Os muestro también una foto de cuando estuvieron desmontando la plaza, para que veáis su estructura interna.

jueves, 24 de mayo de 2007

Mientras ultimo la redacción de un par de cosas que tengo en el tintero, os dejo unos videos para que os entretengáis.


Mariposas monarca en Zitácuaro:


Así se preparan unos buenos chacales para comer:


Así es como se debe promocionar la leche en el mundo:

martes, 22 de mayo de 2007

Las vivencias de mi madre (I).

Bueno, pues para crear más confusión en la linealidad temporal de mis relatos, os muestro lo que mi madre ha escrito hasta el momento:

Por fin, después de tanto trajín, nervios, llego el día en que iniciamos el viaje a Manzanillo, México, para visitar a nuestro hijo.
Voy a contar un poco la historia de la preparación del viaje. Mi hijo, marcho a Manzanillo el día veinticinco de Enero, con el fin de hacer una investigación de corales, apoyado por una pequeña beca universitaria.
El ha terminado la carrera de biología, hacer esto es para ampliar conocimientos.
Yo trabajo en el aeropuerto Madrid Barajas, en una empresa de seguridad, cuya da servicio a los vuelos Americanos. Una compañera me comento el procedimiento a seguir, para que me saliera mas barato mi billete. Seguí los pasos que correspondía. Después de eso saque el billete a mi marido, normal, porque a el no le podían hacer lo que a mi, al no trabajar para la compañía aérea. A los pocos días de sacar en billete, me entero que yo estoy en stambay, hay fue cuando empezaron los nervios. Esto significa que si hay asiento disponible viajo y si no lo hay me quedo en casita.
Hable con mucha gente conocida que trabajan en el aeropuerto, la mayoría, por no decir todos, me aconsejaron que esperara a las aproximación de la fecha que había elegido para volar, fuese preguntando de vez en cuando como iba el vuelo y si veía muy complicado, pues entonces me sacaría el billete normal, como el de mi marido. La diferencia de uno a otro es que el mío me costo muy económico, cuando el de mi marido no. El ahorro me ha servido para gastármelo en ese MEXICO LINDO, pues es verdad que es precioso, a mi me ha dejado como si estuviera en una nube.
Por lo contado, lo conseguí, pero he de decir que he pasado unos días un poco alterada.
Estamos volando con la compañía Delta vuelo 109, con destino Atlanta, luego en Atlanta tomamos otro vuelo para México y allá, tomaremos un autobús hasta Manzanillo que es donde se encuentra nuestro hijo.
He de decir que agradezco ha un chico, por cierto Mexicano, que trabaja para la compañía Delta, el cual me mantuvo informada de como iba el vuelo. Me tranquilizaba ya que me decía que no me preocupara, que para ese día no iba a tener problemas. El pobre me tuvo que aguantar ya que de vez en cuando, le hacia preguntas acerca de las dudas que me surgían, chaval muchas gracias por todo.
Esta mañana no ha tenido que sonar el despertador, pues ya estaba despierta, antes de que sonara. Tras ducharme, tomar café, vestirme, peinarme y pintarme hemos salido de casa, sobre las siete y veinte. Nuestros otros dos hijos, maravillosos, uno casi poli y el otro casi mecánico de aviones, nos han llevado al aeropuerto.
Después de saludar a mis compañeros, facturar las maletas, hemos ido los cuatro a desayunar. A continuación, tras despedirnos de nuestros hijos, hemos pasado el control de pasaporte y nos hemos ido a la puerta de embarque, aunque antes hemos comprado unos encargos.
Me llaman por megafonía, pero no estoy ya que me encuentro en el baño. Es para darme el billete, de esta manera se confirma de que vuelo. Aunque antes de todo eso, ya había escuchado por radio que todos los stambay volaban.
Bueno, ya subidos y sentados, en el avión, el piloto nos da todas las explicaciones oportunas y nos desea un feliz vuelo.
Mis compañeras, entre ellas una apreciada amiga, cortan el trafico de la pista para dar salida al avión, cosa que yo también hago cuando me toca.
El avión se pone en marcha, era mi primera vez que volaba, y es fascinante pues me ha encantado la experiencia y me gustaría repetirla mas a menudo.
Alas doce y media nos ponen la comida, ensalada y elegimos pechuga de pollo asada con salsa de hierbas, acompañada de palitos de zanahoria, judías verdes y dados de patatas asadas, pan, mantequilla, galletas saladas, queso y de postre galletas de jengibre y café con leche. Antes de todo esto, nos ofrecen algo de beber y nos dan una bolsa de panchitos, de los que se comen.
Dos y quince tenemos ,distancia del viaje 1.058 mi, velocidad en tierra 713 Km/h, distancia recorrida 1.709 Km., temperatura en el exterior -25 grados y altitud 33.001 ft. Cuatro y veinte, velocidad en tierra 823, distancia recorrida 3.363, temperatura en el exterior -27 grados y altitud 10.971.
Cuando llegamos a Atlanta, tuvimos que esperar para que saliera el siguiente avión, con destino MÉXICO. Una vez allí tomaríamos el autobús con el destino final deseado MANZANILLO.

Día 21-04-07

Después de doce horas, de viaje, en camión, autobús para nosotros, llegamos a la estación de autobuses de Manzanillo. Bajamos del autobús y lo primero que ago es buscar con la vista a mi hijo, pero no lo veía, es que resulta que allá, no dejan entrar a los que no viajen, al ande, de donde paran los autobuses, de ahí que no lo veía. Cuando lo halle cerca de nosotros mi alegría fue completa, aunque el viaje fue muy largo, por un hijo se va, aunque sea, al fin del mundo.
Mi hijo esta guapísimo, ha dejado algo de peso y está morenito, o sea, que es un morenazo todo bueno. Me abrase a el y le di los besos que me dejo.
Salimos de allí y tomamos un taxi, hasta donde vive mi hijo. Nos pusimos fresquitos y fuimos a estirar las piernas. Nuestro estupendo guía, mi hijo, nos muestro los alrededores de donde vivía, nos enseño donde compraba, varios supermercados, estuvimos comiendo, como no los famosos tacos, nos pedimos uno cada uno y estaban estupendos. Lo del picante es a elección, pues ponen las salsas, individualmente, y el que quiere se hecha la que pica y el que no, pues no. Aparte de las salsas ponen, limón y sal gorda, siempre y los frijoles. Luego esta la cebolla, el guacamole, cilantro... nos lo comimos enterito acompañado de refresco y cerveza el que quiso. Tras quedar satisfechos, de la primera comida mexicana, fuimos a la playa. La pena es que había marea roja y el mar estaba muy sucio y había olas grandes. Ese día no nos bañemos, sintiéndolo mucho. Mi hijo nos dijo que era peligroso y que había algunos remolinos, por lo que me dio un poco de miedo. Tampoco había nadie en la playa, solo nosotros.
Bueno como el baño no fue posible, estuvimos andando un poco por la playa y luego para casa. Llegaríamos a las cinco y media, mas o menos, nos sentamos en el sofá y acabamos tumbados, uno en cada uno. Ya antes, mi hijo, nos aconsejo que nos fuéramos a la cama, pero no le hicimos caso y nos quedamos sobados, a los pocos minutos casi sin darnos cuenta. Cuando abrir los ojos, eran las nueve y pico, lo primero que vi fue a mi hijo recogiendo la ropa tendida y doblándola. Entonces le dije, ole mi hijo trabajando y su madre tumbada en el sofá durmiendo, tiene huevos el asunto.

lunes, 21 de mayo de 2007

Visita de mis progenitores (V). Tenacatita.

A mis padres le quedaba pocos días de vida (en México), y no quería que se fuesen sin ver algún arrecife de coral. Me aconsejaron ir a Tenacatita, en el estado vecino de Jalisco. Estuve un par de días sondeando cuánto se tarda en llegar, y de paso intentando encontrar a alguien que nos llevara, pero como se rajaron diciendo que se tardan 3 horas en llegar, tocó arriesgarse. Por la mañana temprano fuimos a rentar un coche, un Chevy, y nos dispusimos en nuestro empeño de llegar. Para evitar problemas debidos al desconocimiento de las normas de circulación mexicana, el conductor asignado fue un apuesto estudiante de Biología, de cuyo nombre no me acuerdo. Esas 3 horqas de camino fueron mentira, sólo tardamos 2, y eso que hicimos una parada y que nos equivocamos en un punto y tuvimos que darnos la vuelta.


Al llegar Tenacatita, o mejor dicho, a la playa no turística de Tenacatita, donde se encuentra el arrecife, quedamos contentos del lugar. No había apenas gente, el mar estaba claro, aunque algo fuerte, y donde estábamos era un pequeño istmo con playas a ambos lados. Tanteamos la playa de la derecha, donde un pelícano con el ala defectuosa nos dio la bienvenida (mi madre se asustó cuando la intentó picotear, le pasa por acercarse demasiado); pero el oleaje era tan fuerte que las chinas (o piedritas) de la playa te golpeaban por doquier con cada ola. Tras esto fuimos a la playa izquierda, donde nos esperaba el arrecife. Disponíamos de 2 visores con snorkel, y una cámara fotográfica sumergible, y un par de zapatillas específicas para andar por arrecifes. Tras las primeras dificultades (terreno lleno de salientes, dificultad de respirar con el snorkel por falta de práctica, empañamiento de visores…) logramos adaptarnos al medio y disfrutar del arrecife y la comunidad que lo acompaña (sobretodo peces).
Yo no pude resistirme a estar algo más de 10 minutos (que se me hicieron cortos) haciendo fotos al arrecife y a los peces que lo acompañaban, y eso que todavía no he contestado la oferta que National Geographic me hizo.
Tras este exhausto baño, y con un agujero en el estómago, nos fuimos a la playa turística, en busca de algún sitio para comer. A los 3 nos llamó la atención un restaurante llamado “Fiesta mexicana”, y allí fuimos de cabeza. La comida, simplemente impresionante, deliciosa; estuvo compuesta de un cóctel de camarones (ACLARACIÓN: aquí los camarones son langostinos), una orden de ceviche, unas quesadillas, de camarones rebozados (exquisitos) y del plato especial de la casa: filete de pescado rebozado y relleno de camarón, pulpo y aguacate (si mal no recuerdo). Y para no tener cortes de digestión, mi madre y yo nos fuimos corriendo a remojarnos en el mar (a menos de 50 metros de nuestra mesa).


Después nos fuimos los 3 a andar por la playa, y en el transcurso de este paseo mi vena National Geographic resurgió de nuevo, siendo mi presa esta vez la olas, y poco después los pelícanos de la zona. Mi mejor foto me costó un buen encontronazo con una ola, pero valió la pena.


Y tras el paseo y un baño de despedida, nos dispusimos a volver a casa, pero parando antes en el pueblo de Barra de Navidad. Allí tuvimos la suerte de disfrutar del espectáculo que puede brindar un gran banco de peces cercano a la playa y siendo asediado por cientos y cientos de aves (pelícanos y… ¿pagazas? ¿fumareles?, no los llegué a identificar, aunque se debió a mis lagunas en este campo). Lástima que no tuviera la cámara en ese momento, porque me la dejé en el coche, pero en nuestros cerebros esa imagen tardará en borrarse. También fuimos testigos de la ignorancia: una chica, de muy buen ver, se dedicaba a “salvar” a los pececillos que quedaban atorados en la arena de la playa con cada ola, exclamando (la chica) “Oh my god!”. La muy ignorante no era consciente de que con cada ola volverían a salir, y que los que salían servían de alimento para algunos pájaros que merodeaban por allá, sobre todo sanates. En resumidas cuentas, no estaba salvando vidas de peces, estaba haciendo el imbécil(desde mi punto de vista).

Pues poco más hay que contar de esta visita al arrecife de Tenacatita, a sus playas cercanas y a Barra de Navidad. Espero que las fotos sean de vuestro agrado.

martes, 15 de mayo de 2007

Diccionario mexicano-español (II)

Acordeón: chuleta, papel(es) u otro soporte(s) con escritos que te ayudarán a sacar mejor nota en el examen

Apapachar: querer, mimar, sobar, abrazar…

¡Apúrale!: ¡apresúrate!, ¡dáte prisa!

Balacera: tiroteo

Balear: disparar, lanzar balas con ayuda de armas

Boiler: calentador (del agua)

Café: marrón

Cajuela: maletero (del coche)

Camarógrafo: fotógrafo

Carrilla (echar carrilla): meterse con alguien, vacilarle, presionarle psicológicamente por algo que ha hecho o por algún rasgo físico o mental

Cebolla: alcachofa, objeto que hace que el agua de la ducha salga en múltiples chorritos

Chapa: creo que así llaman a los pomos de la puerta, pero no estoy seguro

Closet: mueble que cumple las funciones de armario, pero sin puertas, y viene a ser estanterías puestas en la pared

Conductor: presentador de un programa

Control Remoto: mando a distancia

¡Guacala!: ¡que asco!, ¡buahrgg!, expresión muy usual en mi compañera de casa

Güero: rubio

Hablar: llamar por teléfono

Joto: gay, marica, puto, homosexual, desviado…

Luminario: linterna

Magrear: pegar, destrozar, romper, perjudicar…

Mera/o: misma/o

Ponchar: romper, normalmente aplicado a “ponchar una llanta”

Puchar: empujar

Puñal: gay, homosexual, marica, puto, desviado, chueco…

Puro: todo. Ejemplo: puro hombre=todo hombres, o sólo hombres

Recalcar: recordar, decir una y otra vez

Resortera: tirachinas (y no me refiero a lo que tiene un chino entre las piernas)

Tecolote: búho, ave rapaz de hábitos nocturnos y grandes ojos

Tortillera: persona encargada de hacer tortillas (de maíz, normalmente)

Trastes: cacharros

Trucha (estar o ser trucha): estar atento, moverte para conseguir las cosas, aprovechar cualquier oportunidad…

Vibradores: reductores de velocidad, bandas sonoras (Matrix, Señor de los Anillos…)

Chicas, siento deciros que el cartel no avisa de lo que os gustaría que avisara.

Voltear: dar la vuelta, girarse 180º para ver lo que hay detrás de ti, para vigilar que tu culo siga sin daños o sin peligros cerca

Zacate: césped

Zapatillas: calzado femenino, con algo de tacón, no apto para hacer deporte

Zarape: poncho, típico de estas tierras

lunes, 14 de mayo de 2007

Visita de mis progenitores (II). De cenas y comidas.

Bueno, pues retomo la historia de la visita de mis padres. Tras la noche en que visitamos las hadas y tal y pascual, tomamos una simple rutina: mis padres se iban de turismo por las mañanas, mientras yo iba a la escuela, y coincidíamos normalmente para comer. Por las noches nos íbamos de cena con Gaby, para degustar los exquisitos platos de los lugares más selectos (o no) de Manzanillo.
El martes 24 nos fuimos a cenar unos tacos a “La Sonrisa” o algo así. Allí tuvimos un pequeño momento tenso, cuando mi padre le pidió a un/a camarero/a que estaba de espaldas un tenedor, y al darse la vuelta llegó la confusión, ¿cómo mearía? ¿de pie o sentada? Era el primer trabelón que mis padres veían en tierras mexicanas, y el propio hombreomujer no abrió la boca, suponemos que porque tendría una voz demasiado varonil para un cuerpo de casimujer. También tuvieron la oportunidad de conocer a una tortillera (y no me refiero a una chancla, lesbiana o bollera), que es una mujer encargada de hacer tortillas de maíz, a una velocidad alarmante, y con la ayuda de una tortillera, que en este caso es un aparato para aplastar la masa de la tortilla y así quedar ésta plana, lista para cocerse en la plancha.
Al día siguiente, mis padres se fueron a la ya mencionada, en ediciones anteriores, playa de la Audiencia. Yo llegué justo a la hora de comer, y tras quemarme los pies con la arena y un breve baño, en las frías aguas del Pacífico, nos dispusimos a ingerir en el primer chiringuito que encontramos y que nos satisfizo visualmente. Pedimos una orden de ceviche, que es atún con jitomate (tomate en España), un poco de chile y alguna fruta o vegetal más, que se come con tostadas (que son tortillas de maíz fritas y crujientes); y también pedimos un guachinango al ajillo, que es un pescado muy común por acá. La verdad es que las 2 cosas estaban riquísimas, comimos mientras nuestros pies descansaban en la gruesa y fresca arena de la playa. También nos acompañó un gato que llegaba a tocarme con la pata para que le echara de comer, y el pobre andaba muerto de hambre, así que le concedí algún premio. Pero luego vino su amigo, que era feo de cojones, estaba medio calvo y desnutrido, así que nos aligeramos para alejarnos de tan ingrata visión. Luego tocó otro remojón (por parte de mis padres) y una pequeña siesta en la playa, a la sombra de un frondoso árbol.
Alguna noche después fuimos a cenar a un sitio llamado “El Vaquero”, a petición de Gaby, donde pedimos una orden de parrillada. Ese día eché de menos tener mi cámara a mano. La parrillada se servía sobre una pieza de piedra, que a su vez descansaba sobre una especie de cubo de metal que poseía unas enormes ascuas en su interior. Rico rico, distintos cortes de carne satisficieron nuestro exquisito paladar, acompañados de un platillo con chiles. Os contaré brevemente que pasó con los chiles: mi madre y Gaby sólo se comieron uno cada una y acabaron enchiladas (es decir, con mucho picor en la boca), mi padre sólo tomo uno pero aguantó la embestida. Yo, adaptado ya a las exigencias mexicanas, me tomé 6 chiles y ni me inmuté, como si no me picaran, echándole coraje y valor. Seguramente alguno de los presentes osará a modificar la historia, para desmentir públicamente mi resistencia a los chiles, no sé qué tipo de historias se inventarán, serán capaces hasta de decir que mis chiles no picaban, pero ninguno osó a probarlos. Bueno, y tras comer carne hasta más no poder, tocó irse a dormir, que al día siguiente algunos teníamos que ir al trabajo (y a lo mejor a trabajar).

Y creo que hasta aquí es todo lo que aconteció en la primera semana de estancia de mis padres, antes de que partiéramos a pasar unos días en Colima, en casa de Gaby, con sus padres y hermano.
Bueno, se me olvidaba decir que Gaby se fue un día a hacer deporte, a unas tierras que su padre tiene por Manzanillo, y ese día llegó a casa cansada, e incluso más delgada. Las tierras están a menos de 100 metros de casa, y simplemente fue a comprobar que estaban limpias de matojos. Pero como siempre va a todos los sitios en coche, antes de ir le pregunté que si iba a ir andando, muy sorprendido yo, y me dijo que sí, que estaba hay al lado. Y con esto empezaron las risas en torno a su duro ejercicio. Menos mal que se lo ha tomado bien, aunque creo que me quiere echar de mi habitación al patio, según he podido oir en algunas ocasiones. Me aferraré a mi cuarto para que no me lleve fuera. Ya os contaré donde acabo.

viernes, 11 de mayo de 2007

RICO RICO, Y CON FUNDAMENTO.

¡¡¡Manda huevos!!!
Mi primera tortilla española, la primera que he hecho en mi vida, la hice hace 2 días en México, creo que no hubiera sido necesario venir hasta acá para hacer una, pero las cosas son así.
Bueno, pues tras saber la teoría a la perfección: patatas, cebolla y huevo; me dispuse a realizar tan típico plato español. Me entretuve pelando las patatas y cortando la cebolla, mientras Gaby estaba supuestamente estudiando. Pero su inquietud y poca ganas de estudiar hacían que se levantase cada 2 por 3 para "ver cómo se hace la tortilla". Primero puse a dorar la cebolla, lo cual fue acompañado por la primera visita de Gaby. Luego la saqué (la cebolla de la sartén) y eché más aceite para freir las patatas, segunda visita de Gaby. Cuando las patatas estuvieron más o menos fritas en su punto óptimo, las saqué de la sartén para poder eliminar algo de aceite, tercera y cuarta visita de Gaby. Luego volví a echar cebolla, patatas y huevo, en este caso no sé si 4 o 5 huevos (todo a ojo, sin saber cual es la proporción adecuada de patata-huevo). Quinta visita de Gaby. Cuando ya estuvo hecho por uno de los lados, la multivisitante-estudiante se hizo con mi cámara para ver el progreso de la acción:


Tortilla hecha por una lado, es hora de voltearla.

El chef volteando la tortilla de manera magistral.


Tortilla tostadita por un lado...

y por el otro también.
Gaby, supuestamente estudiando (haciendo que estudia).

Bueno, y eso creo que es todo, me salió una tortilla con no muy buena pinta, pero rica rica. Tendré que ir perfeccionando mi técnica. Para los curiosos, Gaby estudia medicina tradicional china, y como estudia en alto (a veces) se escuchan palabras muy raras: fensui, yinyan, tamagochi, picachu, godzilla...

Vacaciones por el centro del País (V)- MUSEO ARQUEOLÓGICO Y ZOO.

Tras pasar una noche “movidita” en la Terminal de autobuses Norte de México DF, y apenas dormir un par de horas, debido a que los putos guardias me despertaban porque no permitían dejar a gente acostada en el suelo, llegué a Cuernavaca. Aquí pasé el día con Santiago y Noemí, compañeros de clase, y como ellos se volvían por la noche a Manzanillo, regresé de nuevo al DF. Llegué tan sobado que todavía no sé cómo pude llegar sano y salvo al hotel, me bajé del autobús superdormido, deambulé por el metro y las calles céntricas y por fin llegué al Hotal Alfayate. Aquí estuve alojado días antes, y curiosamente, esta noche me cobraron 100 pesos menos porque solo iba a usar una de las camas de la habitación doble, descuento que días antes no me hicieron, por lo que me lo cobré con una hermosa toalla-recuerdo.
Bueno, pues tras recargar energías, me dispuse a abordar mi objetivo final: el Calendario Azteca o Piedra del Sol, una piedrota de 3.6 metros de diámetro y 25 toneladas de peso. Está algo deteriorada porque allá por 1790 se les ocurrió ponerla en el costado de una de las torres de la catedral, y allí sirvió de blanco para soldados e incluso el lanzamiento de inmundicias de la gente. Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Arqueología.


Pues tras agarrar el metro, donde encontré algún monumento prehispánico y una guía en el suelo para ciegos (cosa que no estaría mal importar), llegué a lo que pasé a denominar “El Parque del Retiro, Versión Mexicana”. Para aclararos un poco, lo de la guía para ciegos no es más que un surco en el suelo por donde llevan su bastón, y así saben por donde ir. Está puesta de tal forma que no se choquen con ningún obstáculo de la pared ni nada por el estilo (si no no valdría para nada, solo para dejar moratones en ciegos).

Cerca del museo que pretendía visitar, está ubicada una estatua de más de 70 toneladas de peso del dios Tlaloc, anteriormente nombrado en mis crónicas.

Una vez dentro del museo, me topé con una exposición temporal acerca de la cultura mesopotámica y persa. Se trataba de una exposición realmente interesante, con gran cantidad de hermosas piezas, e incluso algunas partes interactivas donde te podías sentar en un cuarto típico de mezquita a leer textos de cuentos de épocas pretéritas. Realmente me levantó el gusanito de visitar la antigua mesopotamia, pero creo que ahora no es buena época, debido a las tensiones terroristas de la zona. Habrá que esperar.


El Museo Nacional de Antropología es simplemente INMENSO, trata de todas las culturas existentes en México desde la prehistoria hasta la actualidad, exceptuando la cultura occidental. Actualmente hay diversas tribus o grupos étnicos con costumbres y hasta dialectos propios, alguna de ellas aisladas en tierras altas, donde disfrutan de su ritual del Peyote, muy deseado por mucho jóvenes occidentales. La verdad que la cantidad de información y culturas era tan numerosa que me saturé, así que me embarqué en encontrar la causa por la que me encontraba allí. También estaba cansado porque llevaba 4 días viajando de un lado para otro viendo cosas a cual más hermosa, y ya era incapaz de abarcar mucho más, pero creo que si tengo chance volveré a visitar este museo.


Piedra del Sol o Calendario Azteca (en otra ocasión os explicaré su significado)

También me adentré a una exposición de pintura, con un estilo muy peculiar, siendo este el único cuadro que llegó a agradarme.

Y tras esta saturación de información, me fui al zoo. Recomendación: si es sábado procurar no ir al zoo. Los sábados no hay colegio, así que podéis ir sacando conclusiones de lo que tuve que soportar, y así me quedé, con esta cara de pánfilo.


Chango con changuito (mono con cría)

Y tras comprobar que los zoos siguen sin gustarme mucho, me dí un paseo por “El Retiro Mexicano”, donde me crucé con más de una ardilla.

Tras esto volví al museo a recoger mi mochila, y me encontré de nuevo con los voladores de Papantla, pero esta vez con alguno de los edificios más altos de México de fondo.


Pasado el espectáculo me fui a mi conocida estación de autobuses, y esperé al bus leyendo un libro, cosa que me amenizó muchas largas esperas. Luego, en el autobús, tocó dormir, y dormí tan bien que cuando desperté sólo quedaban 5 personas en el autobús, porque el resto se había bajado en Colima, menos mal que yo iba al final del trayecto (de 11 horas). Y aquí se acabaron mis 2 semanas de vacaciones, pero no mis periplos por tierras aztecas. Ya os hiré contando.