lunes, 3 de septiembre de 2007

Voy evolucionando.

¿Alguna vez han oído hablar de la evolución? Bueno, pues básicamente la evolución es el proceso mediante el cual un objeto, persona, planeta, sistema, especie, ecosistema... y/o muchas cosas más varían a lo largo del tiempo tratando de optimizar su funcionamiento o rendimiento. Yo acabo de vivir dicho proceso en mis huesos (por favor, lo de los huesos no va con ningún doble sentido, aunque si lo piensas tiene algo que ver). Como ya deberían saber todos, hace un mes que fui doblemente operado de mi pierrna por que me la lastimé muy feo. Mi forma de caminar desde entonces ha variado; antes de la operación me desplazaba saltando a la pata coja (otra vez surgen los dobles sentidos, o triples para los más cultos), después de la operación usaba unas muletas de metal que hacían mucho ruido y que me estaban pequeñas. Poco después éstas fueron sustituidas por unas muletas de madera de fabricación casera creadas exclusivamente para mí y hechas a mi medida. Bien, para los aforuntados que nuncan han tenido que usar este artilugio, os informo que andar con muletas es muy cansado, y sobre todo cuando tienes problemas de saturación de oxígeno en sangre. Dicho problema consiste básicamente en que parte de tu hemoglobina (aproximadamente el 20% en mi caso) se pone en huelga y decide no captar oxígeno, por lo que ahora la sangre en vez de estar al 99% de oxígeno, que es lo habitual, está al 80%. Esto a su vez significa que para realizar una misma acción (levantarse, dar un paso...) ahora necesitas algo más de una quinta parte más de la sangre que anteriormente usabas, lo cual también se traduce en un mayor consumo de la sangre (mejor dicho de su oxígeno) por lo que necesitas respirar más para intentar saturar tu sangre de oxígeno para seguir con tus funciones. Vamos, el caso es que moverme, caminar en incluso cagar me costaba un huevo, y tenía siempre la respiración un poco acelerada. Bueno, tras este pequeño aclaramiento científico os sigo comentando. Andar con muletas cansa, y además corres el peligro de derrapar o escurrirte, y si caes mal las consecuencias pueden ser desastrosas. Pues para mi sorpresa e incredulidad, y como muestra de lo gilipollas que uno puede llegar a ser, el jueves pasado descubrí algo... ¡¡¡VÍ LA LUZ!!! Lo que parecía ser mi mesita de noche resultó poseer caracteres extraños para una mesita de noche, tenía ruedas y resplado, ¡coño! juraría que es una maldita silla de ruedas de esas en las que te sientas y puedes desplazarte, insisto, DES-PLA-ZAR-TE por toda la casa casi sin esforzarte, e incluso puedes llevar objetos contigo sin hacer ningún tipo de maniobra arriesgada para transportarlos (como ocurre en caso de usar muletas). Pues eso, soy tan gilipollas que a falta de una semana de irme para España, y tras mes y medio con mi movilidad reducida, me doy cuenta que las sillas de ruedas (de esas de oficinas y salas de estudio) pueden serme útiles. ¡ Ahora soy libre! ¡Puedo ir al baño sin cansarme! ¡Puedo llevar mi plato o vaso llenos de contenidos energéticos de un lugar a otros sin derramar nada! ¡Incluso puedo hacer el capullo de un lado a otro con la maldita silla!
Señores, mi mente está así de dañada, tuve la solución frente a mí, pero creo que peor hubiera sido darme cuenta el último día o incluso estando ya por el Viejo Mundo.
Pues por ahora eso es todo, seguiré ahora trabajando en una de mis TRES , sí TRES, publicaciones en las que voy a colaborar y en las que aparecerá mi nombre. Más adelante a lo mejor os comento mi experencia bajo los bisturís mexicanos,
También aprovecho la ocasión para anunciaros que a partir del día 9 de septiembre se abren las puertas del café, bar, tasca, table-dance, wiskería, salón de juegos y botanero COBO, situado en la calle Pablo Ruíz Picasso nº5, 5ºD, Torrejón de Ardoz, Madrid. Se recomienda solicitar cita previa ya que el horario del café, bar, tasca, table-dance, wiskería, salón de juegos y botanero COBO es irregular y depende de mi disposición o indisposición. Espero llenar el aforo algún día.

Muchos besos, abrazos, nalgadas y lo que cada uno desee o quiera para todos y todas.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Jejeje! Me alegra ver que sigues con buen humor y que la recuperación parece ir bien.

Enhorabuena por tus tres publicaciones y buen viaje de regreso a casa!!!

Un abrazo!!

Rodrigo dijo...

Yo creia que tenia un hijo mas inteligente, pero es que tambien su madre se las trae, todo el día moviendo la supuesta mesilla de noche, y ninguno se da cuenta de que TIENE RUEDAS.
Si he dicho TIENE RUEDAS, algo insolito en una mesilla de noche, mejor dicho silla.
Hasta que punto se ha deteriorado el cerebro con tanta inmersion en las aguas del pacífico.
En España vas a ir arrastrandote para que purges tus penas.
Buen viaje pichabrava,y te espero el viernes, casi sabado en el aeropuerto.
Besos.